Purificar y equilibrar, combinando dos acciones: eliminación de toxinas y normalización de la piel. Regula las glándulas sebáceas, ayuda a reducir el brillo y afina los poros.